El cambio climático pone en peligro la estación del ‘amor’

andrea velasco_aves_cambio_climático

El 10% de las especies de pájaros de todo el mundo podría extinguirse como consecuencia del cambio climático. La subida de la temperatura, las alteraciones en los patrones del viento, así como el aumento de fenómenos meteorológicos, modifican la conducta y época reproductiva de las aves, poniendo en peligro a uno de los vertebrados más estudiados por la comunidad científica.

En España viven más de 500 especies de pájaros. Además de las especies autóctonas, somos un país de recepción de ejemplares migratorios debido a nuestra proximidad con África. Sin embargo, el cambio climático está provocando anomalías en la estación más relevante para las aves, la primavera, que coincide con su época de cría. Estas alteraciones meteorológicas afectan a sus patrones de reproducción y ponen en riesgo su supervivencia.

Una doble tragedia. Por un lado, debido a la pérdida biológica que supone la extinción de cualquier especie. Por otro, porque los pájaros son un indicador del impacto de las variaciones atmosféricas en el ecosistema al proporcionar, bien con su presencia, bien con su ausencia, información básica sobre el estado del medio ambiente.

Los datos de la Agencia Estatal de Meteorología son abrumadores. La subida del nivel del mar, el incremento de la temperatura de casi un grado, la desertificación de la tierra, el aumento de tormentas, tifones y olas de calor, así como la alteración de las estaciones está afectando al comportamiento, reproducción, migración y distribución geográfica de las aves.

La primavera, período clave

Desde un punto de vista fenológico, esta estación determina el éxito o fracaso de la reproducción de los pájaros. En la época de cría, las condiciones climáticas deben ser adecuadas, sobre todo en el periodo en que los recién nacidos han salido del cascarón y los adultos han de alimentarlos hasta que puedan valerse por sí mismos. Estos son momentos esenciales para su supervivencia ya que, en caso de que no haya disponibilidad de comida, los progenitores pueden llegar a abandonar a sus crías.

 

En Europa y Norteamérica, el 59% de las especies ha adelantado la puesta de huevos en las últimas décadas, coincidiendo con la subida de las temperaturas

 

El pronóstico no es nada bueno. Según datos de la Sociedad Española de Ornitología, esta primavera ha sido una mala temporada para la reproducción, con meses muy secos y un abril muy lluvioso que dificulta que los pájaros encuentren alimento. Condiciones extremas que no propician una buena época de cría.

El año pasado tampoco fue mejor. El inicio de la primavera de 2018 en España fue fría y lluviosa, mientras que mayo y junio tuvieron unas temperaturas más bajas de lo normal e inestables. Lo que no favorece la reproducción ni ayuda a la búsqueda de alimento de estos vertebrados.

PASER, seguimiento de pájaros autóctonos

Para estudiar a las especies comunes desde el punto de vista de su reproducción, el Centro de Migración de Aves de SEO/BirdLife creó, en el año 1995, el programa PASER. Con sesenta estaciones de anillamiento de las aves en España, realiza un seguimiento de las poblaciones a través de la identificación, datación y medición de los pájaros capturados temporalmente. Todos los años, la operación de muestreo se repetirá en el mismo lugar y época, para poder analizar, así, los parámetros reproductivos de las especies locales.

 

Un gran número de especies que invernan en nuestro país dejarán de hacerlo. Los inviernos más suaves les permitirán quedarse cerca de sus zonas de reproducción

 

Al mismo tiempo, se han establecido los denominados “espacios IBAS”, lugares de especial relevancia por ser los elegidos por estos animales durante la época de cría. Considerados imprescindibles para la conservación de la biodiversidad, SEO/BirdLife ha identificado casi quinientos espacios IBA en territorio nacional.

La información dada por estos instrumentos muestra el rápido declive de los gorriones, hasta un 21% menos de esta especie que, si no cambia la situación, podría conducir a su extinción. Una situación menos urgente pero también negativa la muestra el carbonero común, pájaro que encontramos fácilmente en ciudades o pueblos, y cuya reproducción está disminuyendo.

Migración de las aves

El cambio climático afecta más a las aves migratorias que a las locales debido a que han de recorrer un gran trayecto sin conocer las condiciones en los territorios de llegada. Además, las variaciones atmosféricas en África afectan a la migración de estos vertebrados europeos que, con el aumento de las sequías, tienen que atravesar un desierto del Sáhara cada vez más extenso. Como consecuencia de ello, su llegada a Europa, así como sus lugares de descanso y reproducción, han variado sensiblemente.

 

La llegada de aves migratorias a la península se ha adelantado una semana desde los años ´70

 

Los cambios en los vientos y la circulación de la atmósfera también inciden directamente en las poblaciones migratorias, que a veces se ven empujadas por fenómenos extremos, como huracanes u olas de calor, que les impiden llegar a su destino y cercenan sus posibilidades de reproducirse.

En opinión de la organización BirdLife International, en un futuro cercano un gran número de especies de aves se encontrará más cerca, si cabe, de la extinción. Mientras que las que se adapten se verán obligadas a disminuir su masa corporal para hacer frente a las cada vez más extremas condiciones climatológicas. Una gran pérdida respecto a diversidad del ecosistema que no nos podemos permitir.

 

 

Deja un comentario

Cerrar menú