Bienvenidos al verdadero cine accesible para personas con discapacidad sensorial

Bienvenidos al verdadero cine accesible para personas con discapacidad sensorial

Hasta ahora, las personas con discapacidad sensorial podían entretenerse con el cine o el teatro de manera limitada. La inteligencia artificial y la realidad virtual se alían para permitirles disfrutar de cualquier espectáculo de una manera completamente revolucionaria, viviendo esta experiencia cultural como cualquier otra.

Cualquiera de nosotros debemos tener la posibilidad de acceder al ocio, la cultura o la educación en igualdad de condiciones. No puedo decir exactamente qué es lo que puede significar para una persona con discapacidad sensorial disfrutar de una obra de teatro, pero lo que sí puedo es contar mi experiencia”.

Quien habla así es Ángel García Crespo, director de SoftLab, de la Universidad Carlos III de Madrid, que ha dirigido el grupo de investigación que ha desarrollado Stage-sync, una tecnología pionera en todo el mundo para que las personas ciegas y sordas puedan disfrutar del cine y el teatro con independencia de su discapacidad.

 

Un holograma reproduce, a través del lenguaje de signos, los diálogos de la obra

 

Esta técnica ofrece contenidos de accesibilidad, completamente sincronizados con la obra y de una manera integrada en la representación. “Enfrente de la persona surgen los subtítulos o el intérprete de lengua de signos que literalmente ‘sale’ del dispositivo”, aclara Ángel García Crespo. A través de la aplicación gratuita GoAll y su sistema de realidad aumentada, las personas ciegas o sordas disfrutan de la obra de manera similar a cualquier otra, pudiendo percibir las mismas sensaciones.

 Una revolución para personas ciegas y sordas

“Hasta que nosotros creamos esta distinta tecnología para accesibilidad apenas había cine o teatro accesible, y siempre era en sesiones especiales y cines especiales, lo que pretendemos es que haya una integración completa, que cualquiera de nosotros, con o sin discapacidad, podamos disfrutar de la cultura sin limitacionesasegura.

Stage-sync permite que todas las funciones, ya sean de cine o teatro, sean siempre accesibles a todas las personas ciegas o sordas, sin tener que asistir a una sesión especial para estas discapacidades sensoriales.

La primera función accesible que se hizo con nuestra tecnología fue en el Círculo de Bellas Artes en Madrid, era una obra de Cervantes subtitulada por nosotros. No era una sesión para sordos y en el teatro estaba todo tipo de público”, recuerda Ángel García. “Al salir, fuimos a la cafetería a celebrar lo bien que había funcionado todo y nos encontramos con un grupo de sordos brindando con cava por haber podido, por primera vez en su vida, disfrutar de una obra de Cervantes”.

Todas las obras adaptadas

También se atreven con musicales, como demostró la comedia “La familia Adams”, estrenada el año pasado. “Recuerdo que una vez me llamaron al teléfono de la universidad. Era un padre de una niña sorda para darme las gracias porque su hija había podido disfrutar del musical.

Erigida como la primera función de teatro donde se usó el sistema Stage- Sync, ha sido todo un éxito teatral. “La familia Adams ha tenido un éxito tremendo” afirma García Crespo, “ha realizado una gira por toda España y todas, absolutamente todas las funciones han sido accesibles, lo que es un hito, no solo a nivel español si no también mundial”.

 

“Todas las personas que fueron han agradecido la posibilidad de acudir en su ciudad o localidad a ese éxito de Broadway”

 

Tecnología que aprende sola

Pero no todas las adaptaciones son iguales. Mientras que una obra cinematográfica es una grabación, en el teatro hay sorpresas, cambios de guion y ritmos inesperados que el sistema Stage-sync ha de solventar. “Mediante técnicas de inteligencia artificial puede saber qué es lo que está sucediendo en el escenario y sincronizarlo en tiempo real” señala Ángel García.

 

Una obra de teatro es mucho más complicada que una película, que es siempre igual, mientras que cada representación del teatro es distinta

 

Para ello, el software necesita practicar. “Partimos del vídeo de la obra, del cual salen los elementos de accesibilidad, subtitulado adaptado para sordos, lengua de signos y audiodescripción. Con una metodología propia ‘enseñamos’ al sistema cómo debe comportarse en determinados momentos de la obra que suponemos son los más complicados. Después llevamos el sistema al teatro y le dejamos que vaya aprendiendo de las distintas representaciones” explica García.

El proyecto, que ha sido posible gracias al programa “Cheque Innovación” de la Consejería de Educación e Investigación de la Comunidad de Madrid y cofinanciado por el Fondo Europeo, ha modificado completamente la percepción del cine y del teatro para una persona con discapacidad sensorial. Por primera vez, ya puede disfrutar de cualquier espectáculo en igualdad de condiciones que el resto de la población.  

Deja un comentario

Cerrar menú