Legarda, en sostenibilidad el tamaño no importa

Legarda, en sostenibilidad el tamaño no importa

En sostenibilidad, el tamaño no importa, sólo hace falta preocuparse por el medio ambiente y los propios habitantes. Legarda, en Navarra, es un ejemplo de cómo distintos proyectos no sólo han mejorado la calidad de vida de sus ciudadanos, sino que han fomentado las relaciones vecinales y atraído el turismo, al tiempo que han supuesto un ahorro importante para las arcas municipales.

Con apenas algo más de cien habitantes, Legarda, una pequeña localidad de la provincia de Navarra, es todo un ejemplo a seguir respecto al cuidado medio ambiental. Su primer proyecto, nacido en el año 2013, consistió en una instalación de placas solares fotovoltaicas y supuso el pistoletazo de salida en una carrera sostenible que le ha llevado a obtener, este año, el “Premio Conama a la Sostenibilidad en Pequeños y Medianos Municipios”, otorgado por el Congreso Nacional de Medio Ambiente.

Desde entonces, el gobierno dirigido por Silvestre Belzunegui ha revolucionado Legarda. Bombillas LED en toda la red eléctrica, sistema de bombeo comunal para los huertos, uso de agua no potable para el riego, papeleras de separación de residuos en lugares públicos, clases magistrales de reintegración de la fauna silvestre…, e incluso un punto de carga gratuito para vehículos eléctricos, han mejorado la vida de este pueblo en todos los sentidos.

La sostenibilidad, una vecina más de Legarda

La acogida de estas iniciativas por parte de la ciudadanía ha sido positiva, aunque Silvestre Belzunegui reconoce que “a raíz de la concesión del premio del Congreso Nacional de Medio Ambiente, ha sido más consciente del trabajo desarrollado por la corporación municipal y que vamos por buen camino”.

Y aunque resulta irónico la implantación de un punto de recarga para coches eléctricos en un municipio donde ningún ciudadano conduce uno, lo cierto es que esta infraestructura ha llevado a que algunos valoren el adquirirlo para moverse de manera más sostenible.

Lo que sí hemos constatado ha sido su uso por vehículos eléctricos de otras localidades. A lo que ha ayudado que Legarda forme parte de la plataforma de búsqueda de estaciones eléctricas Electromaps. Que nos ha colocado en el mapa de la movilidad sostenible” subraya orgulloso Belzunegui. Una buena forma de atraer un turismo responsable.

 

La iniciativa más difícil fue la gestión eficiente del agua en jardines municipales, debido a su prolongación en el tiempo, coordinación y coste económico. No hubiera sido posible sin las ayudas de Navarra”

 

El bombeo común de los huertos individuales también ha tenido muy buena acogida. Este sistema eléctrico de riego ha puesto fin a las motobombas que utilizaba cada ciudadano. Con ello, se ha conseguido no sólo eliminar las emisiones de CO2 que producían sino una mayor eficiencia energética.

Aparte del beneficio que supone al medio ambiente, este riego eléctrico ha traído otra ventaja para los ciudadanos. “Al principio, cuando se explicó la idea, los vecinos la acogieron con cierto escepticismo. Pero una vez instalado el sistema de riego, comprobaron que les facilitaba mucho el trabajo”, aclara Belzunegui. Además, este sistema de bombeo “ha hecho que las personas más jóvenes usuarias de estas huertas ayuden y colaboren en estos trabajos con las más mayores. Se ayudan entre ellos cuando riegan y esto ha contribuido a la mejora de la relación vecinal y la convivencia.”

La sostenibilidad es rentable

Silvestre Belzunegui lo tiene claro. “El primer beneficio de que Legarda sea una localidad más sostenible es medio ambiental, que mejora la calidad de vida de las personas que lo habitan, al tiempo que es nuestra pequeña contribución a la preservación y mejora del ecosistema local”.

Y enumera de carrerilla las ventajas de vivir en un pueblo sostenible. “Una reducción de emisiones a la atmósfera de efecto invernadero en el municipio, una mayor concienciación y sensibilidad con el respeto al medio ambiente, flora y fauna, tanto en la población infantil como en la adulta. También se ha fomentado la práctica de la horticultura de autoconsumo, hábitos saludables, ecológicos y de envejecimiento activo”.

 

El Premio Conama nos ha servido de estímulo para continuar realizando nuevos proyectos

 

No obstante, las ventajas no se quedan ahí. La atracción que suscita Legarda ha hecho que crezca el número de turistas, “sobre todo a raíz de la concesión del premio y su difusión en los medios de comunicación”, señala Belzunegui.

Las repercusiones también son de índole económica directa para este municipio, cuyo ahorro en agua y luz ha sido determinante. Se estima que el alumbrado público basado en bombillas LED supone un ahorro energético anual de 13.026 KWh. La gestión eficiente del riego en los jardines públicos les ha evitado despilfarrar 17.500 m3 de agua potable, lo que se traduce en un ahorro del 3,6% del presupuesto anual de la localidad, un dinero que ya destinan a otros proyectos sostenibles.

Futuros proyectos

En Legarda, el camino de la sostenibilidad no se acaba aquí. Desde el año pasado proceden a las plantaciones de arbolado en los alrededores de la localidad, que funcionan como filtro anticontaminación, regulador de temperaturas en verano y, al mismo tiempo, reduce la huella de carbono.

También queremos instalar placas fotovoltaicas para autoabastecimiento en los dos edificios municipales” añade Belzunegui, “y estamos valorando la posibilidad de crear una pequeña balsa de agua, una especie de humedal, que ayude a preservar la población de anfibios y, al mismo tiempo, sirva de abrevadero para las especies autóctonas”.

Sin embargo, la iniciativa más ambiciosa aún no se ha llevado a cabo, la instalación de fuentes renovables, tanto solar como eólica, que autoabastezca completamente el alumbrado público de Legarda. Respaldados, eso sí, por un gobierno autonómico consciente de la importancia de preservar el ecosistema y mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos.

Grandes proyectos sostenibles que convierten a Legarda, y al mundo, en un lugar mejor.

 

 
 

Deja un comentario

Cerrar menú