¿Las playas con bandera azul son sostenibles?

¿Las playas con bandera azul son sostenibles?

En España hay 566 playas con bandera azul, un certificado medioambiental que se otorga a las que cumplen una serie de requisitos. Sin embargo, que ondee esta bandera no significa que el lugar sea sostenible. Más bien al contrario, la proliferación de bañistas en estos lugares está acelerando su propia degradación.

 Considerada un símbolo de ecocalidad, la bandera azul se ha convertido en un programa internacional que certifica las playas de todo el mundo. Con más de 4.500 playas, puertos y embarcaciones de cuarenta y cinco países mostrando esta insignia, no cabe duda de que es el galardón más reconocido popularmente.

Esta iniciativa de la Fundación para una Educación Medioambiental en Europa (FEE), con treinta y cuatro años de vida, acredita la calidad de las costas en torno a cuatro pilares:  información y educación ambiental, calidad del agua, seguridad y servicios y, finalmente, gestión ambiental. Y aunque la mayoría de estos requisitos están relacionados con criterios sostenibles, lo cierto es que dicha distinción no sólo no fomenta la sostenibilidad sino más bien al contrario, al promover su explotación turística.

 

El 16% de las playas españolas tiene este galardón azul distribuidos en 227 municipios

 

 ¿Es la bandera azul sinónimo de verde?

La Universidad de Sevilla, junto a la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y QU4TRE, una consultora ambiental menorquina, han realizado un estudio, centrado en las islas Baleares y Canarias, que demuestra que, lejos de la opinión popular, la bandera azul premia más a las playas con buenos servicios, seguridad y ciertas comodidades para sus visitantes que aquéllas que tienden a la sostenibilidad.

Y es que el confort suele ser opuesto a este concepto medioambiental. Los diferentes servicios para los visitantes, como bares, duchas o tumbonas, así como los aparcamientos y otras construcciones cercanas al mar, destinadas al turismo, destruyen el sistema de dunas, fundamental para la protección y conservación de los frentes costeros, y fomenta la retirada de la vegetación y animales marinos.

 

Las playas con bandera azul priorizan el turismo a la conservación del hábitat natural

 

Tras comparar las playas donde existe la bandera azul con aquéllas que no la tienen, el estudio demostró que las primeras sufren una degradación medioambiental muy superior respecto a las segundas.

Lejos de la idea primigenia de la ADEAC, organismo que gestiona la bandera azul en España, que tenía como objetivo proteger estos lugares según parámetros sostenibles, lo cierto es que, para las administraciones, la bandera azul es considerada un imán para atraer al turismo y desarrollar la economía local, no un instrumento medioambiental.

 

Basura playera

El turismo, sobre todo si es masivo, deja siempre una huella de desperdicios tras de sí difícil de eliminar. Según un análisis llevado a cabo por el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB), los plásticos y las colillas de cigarros son los principales desechos de las costas españolas, seguido del papel, tapones metálicos y botellas de vidrio.

Un problema que se triplica durante el verano en la costa mediterránea, principal destino turístico del mundo, llegando a multiplicarse por siete la basura generada en las playas en algunos casos.

 

En verano, los turistas tiramos una media de 250.000 residuos por kilómetro cuadrado en las playas

Playas sin humos

A pesar de su minúsculo tamaño, los filtros del cigarro suponen un enorme problema medio ambiental. No sólo representan el 13% del total de desperdicios recogido en todo el mundo, sino que cada una de estas boquillas tiene capacidad para contaminar entre ocho y diez litros de agua del mar. Por ello, han surgido las primeras playas sin humo en Galicia, Asturias y Andalucía, proyectos que pretenden concienciar a la sociedad de la importancia, por un lado, de no fumar, y por otro, de preservar el medio ambiente.

Tras el éxito gallego, Asturias acaba de emularle en cuatro de sus playas. En el sur, Andalucía, uno de los destinos turísticos preferidos de la península, tiene intención de implantarlo a lo largo de sus numerosas costas. Las playas evaluadas serán galardonadas con uno de los cuatro niveles establecidos: miembro, bronce, plata y oro.

Nadar sin plástico

Protagonista indiscutible, no podían faltar iniciativas para limpiar las orillas y costas de este peligroso desecho. En Vizcaya, 2.500 voluntarios, junto con 300 submarinistas, se han reunido en el mar de Urdaibai para limpiar este derivado del petróleo en una zona especialmente sensible, considerada Reserva de la Biosfera. Coincidiendo con el Día Mundial de los Océanos, la sociedad vizcaína lo celebró bajo el lema “Zero Plastiko Urdaibai“.

 

Casi el 37% de la basura encontrada en las orillas españolas es de origen plástico, según el estudio de ICTA-UAB

No son los únicos concienciados con la problemática del plástico en el medio marino. El año pasado, la plataforma La Teua Terra puso en marcha, a través de crowfunding, #PlasticFriendly, el primer proyecto de reciclaje portátil de residuos plásticos de las costas y playas de la Comunidad Valenciana. Un éxito que les permitió adquirir una trituradora, una máquina de inyección, una extrusora y una impresora 3D para reciclar el material encontrado.

Sin embargo, además de estas campañas ciudadanas y gubernamentales, la limpieza de nuestras playas recae en cada uno de nosotros. Con el simple gesto de recoger la basura que producimos tras disfrutar del mar se solucionarían muchos problemas en nuestras costas y quizás, algún día, la bandera azul ondee como sinónimo de una playa limpia y sostenible.

Historia de la bandera azul

Creada en el año 1985 en Francia como un premio nacional para puertos deportivos, la bandera azul se ha extendido por el mundo entero como garante de la calidad de las playas, los puertos y las embarcaciones. El año pasado se incluyó a México, Japón y Emiratos Árabes. Y se prevé que, en un futuro cercano, Estados Unidos, India y Colombia formen parte de este proyecto.

Anualmente, un jurado internacional, compuesto por distintas organizaciones, se encarga de auditar todas las playas y puertos que presentan sus candidaturas. Este año, España cuenta con 669 zonas con bandera azul, de las cuales 566 son playas, veinticinco menos que en 2018.

Convertido en un programa internacional de renombre, a esta certificación se le suma la norma ISO 14001, menos conocida, que también califica las playas de todo el mundo. 

Deja un comentario

Cerrar menú