A ritmo de running

A ritmo de running

Practicar el running ayuda a relajarse tras una jornada laboral intensa, olvidarse de los problemas cotidianos, respirar aire puro e incluso encontrarnos con nosotros mismos, lejos del ajetreo diario. Los beneficios de correr son muchos. Y aún más si lo acompañamos de la mejor música. Por ello, os recomendamos algunas canciones para disfrutar de este gran deporte.

 

Esta banda de rock alternativo estadounidense de Utah es la protagonista de una de las canciones más populares de los últimos años que incitan al buen humor. Una buena dosis de “buenrollismo” que pone las pilas rápidamente.

En cuanto comienzan a sonar sus acordes, el cuerpo se pone en movimiento. Un buen momento para lanzarnos a correr con ganas.

En ninguna sesión de running puede faltar este grupo de rock alternativo británico que cuenta con una trayectoria musical de vértigo desde sus inicios, en el año 1997.

Single oficial de su tercer álbum, West Ryder Pauper Lunatic Asylum, constituye uno de las canciones que todo corredor debe escuchar mientras practica este ejercicio. Un subidón de adrenalina nada despreciable para esos días en los que estamos estresados y necesitamos descargar toda esa tensión.

El primer sencillo de la británica Lily Allen se convirtió en un éxito tras su lanzamiento en el año 2006, inundando todas las emisoras radiofónicas. ¿Su secreto? Una canción que fomenta el sentirse bien con uno mismo y con los que nos rodean, que induce al optimismo al ritmo de una melodía sencilla pero bien cuidada.

Un buen acompañamiento para correr por un gran parque, campo o cualquier entorno natural.

Todos hemos escuchado alguna vez esta canción del cantante de soul, John Newman, que encabezó la lista de sencillos del Reino Unido en el año 2013. Un single que carga el cuerpo de energía. Escuchándola, no hay obstáculo, ni cuesta demasiado pronunciada que nos impida practicar running.

Sus primeras notas musicales no permiten vislumbrar la fuerza característica del rock indie. La banda, de Brooklyn, incorpora influencias de la música psicodélica, electrónica y krautrock para ofrecer un ritmo sin igual. Idónea para los más urbanitas, a los que les gusta correr por las calles de las grandes ciudades.

 

El carismático Antony Hegarty, del grupo Antony and the Johnsons, canta por primera vez con la banda disco y dance punk, Hercules & Love Affair, para ofrecernos una canción sorprendente que, sin embargo, constituye la grabación más barata de la historia de Nueva York.

Una melodía cuanto menos curiosa, que mezcla el ritmo del mejor punk con una voz inconfundible, para aquellos momentos en los que nos apetece escuchar algo diferente.

Y, por supuesto, no puede faltar una de las canciones más famosas del cine y del deporte, al mismo tiempo. La banda sonora de la película Rocky (1976), nominada a Mejor Canción Original, motiva como ninguna otra a ponerse las zapatillas deportivas y lanzarse a la calle, aunque sólo sea para recorrer un kilómetro más que la semana pasada.

Más aún si tenemos en mente a Rocky Balboa y su titánico esfuerzo por llegar a competir por el título de los pesos pesados de boxeo. Aunque no hace falta que nos pongamos objetivos tan ambiciosos, la energía de esta melodía inunda a cualquier deportista.

Ya no hay excusas para salir a hacer running. Menos aún si vamos acompañados de esta selección musical que disparará nuestra adrenalina y energía. Nuestros pies correrán solos.

Deja un comentario

Cerrar menú