La programación, asignatura pendiente del colegio

La programación, asignatura pendiente del colegio

Programación, asignatura pendiente del colegio

La programación está de moda. No sólo da salida a un sector profesional en auge, también se erige como una de las asignaturas más completas para la educación de los niños. Entre sus ventajas se cuenta el desarrollo lógico, creatividad, matemáticas y trabajo en equipo. Herramientas básicas que fomentan el pensamiento abstracto en los más pequeños y les ayudan a solucionar los problemas cotidianos. Por ello, cada vez son más los países que la han incorporado a su currículo escolar.

Es muy divertido escribir qué hacer para lavarnos los dientes, como si fuéramos robots. Aún más, si la profesora es el robot y las niñas y niños han de dar las instrucciones paso por paso.” Así explican su trabajo las voluntarias del CodeClub Cataluña, un centro de programación que forma parte de una red internacional centrada en el aprendizaje práctico del “aprender haciendo”.

Y aunque puede parecer poco atractivo para los padres e inútil para la vida diaria, lo cierto es que aprender los lenguajes informáticos y crear aplicaciones o videojuegos fomentan competencias escolares fundamentales como la lógica, la creatividad y la capacidad de pensar en abstracto para después dirigirse a lo concreto. La programación desarrolla “la capacidad de desglosar un problema más grande en `subproblemas´pequeños y ponerlos en un orden coherente”, señala CodeClub Cataluña.

 

La tecnología sólo es útil si realmente permite trabajar problemas y retos reales de la comunidad o de las personas.” (CodeClub)

 

Pensamiento computacional y diversión

Escribir código no es sólo práctico para los futuros informáticos. Además de constituir una salida profesional, su aprendizaje permite a los más pequeños adquirir habilidades básicas en la vida. “La programación de aplicaciones requiere trabajo en equipo y la colaboración de diferentes profesiones, en el diseño y desarrollo de un videojuego trabajan muchas personas juntas. En la programación educativa replicamos la misma idea, queremos fomentar la colaboración de diferentes competencias, la creatividad, el trabajo en equipo, el trabajo por problemas, aclara CodeClub Cataluña.

 

“El pensamiento computacional aporta la capacidad de descomponer un reto complejo en sus elementos; de pensar, de forma abstracta, en términos generales e identificar patrones.”

 

Una de sus mayores ventajas es el desarrollo del pensamiento computacional. Esta habilidad, combinación de matemáticas y lógica, les permite ordenar sus pensamientos de forma estructurada. De manera que, no sólo les ayuda a solucionar un problema específico, sino también a visualizar esa situación con independencia de la disciplina de la que se trate, adquiriendo una mayor comprensión del mundo que los envuelve.

Lenguaje universal

El programa Scratch es todo un referente. Creado en el año 2007 por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts, es el lenguaje de programación infantil que usan niños de todo el mundo. “Si pensamos en la creación de pequeños videojuegos y animaciones con Scratch, no hay límites para la creatividad, escribimos el storyboard, elegimos imágenes o dibujamos nosotros mismos los personajes, etc.” Una forma universal de comunicarse con cualquier otra persona, independientemente de su origen o las lenguas que hable.

 

Cada vez son más los países que incluyen la programación en la educación primaria y secundaria

 

En Letonia, país informático que vio nacer el Skype, llevan seis años impartiendo la programación en las escuelas. También Reino Unido la incluye en su educación más elemental. Y no son los únicos. Los países escandinavos, Alemania, Australia, Singapur, Chile o China, por citar algunos, están apostando fuertemente por la programación en las escuelas públicas, conscientes de las numerosas ventajas que tiene para los alumnos.

En España, a pesar de que aún no se ha introducido en la educación escolar ni aparece en el debate educativo, comienza a ser una popular actividad extraescolar impartida por centros privados y algunos gratuitos, como CodeClub Cataluña, cuya finalidad última es la inclusión de niñas y niños desfavorecidos en el mundo de la programación. Una herramienta que les ayudará mucho en sus vidas.

Deja un comentario

Cerrar menú